TRANSCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JORGE ROMERO HERRERA, COORDINADOR DEL GPPAN, PARA FIJAR EL POSICIONAMIENTO DE SU GRUPO PARLAMENTARIO CON MOTIVO DE LA APERTURA DEL PRIMER PERIODO ORDINARIO DE SESIONES DEL PRIMER AÑO DE EJERCICIO DE LA LXV LEGISLATURA.

1 de Septiembre de 2021

El día de hoy se cumplen prácticamente 3 años, es decir, estamos llegando prácticamente a la mitad de este Gobierno y lo decimos de saque, ¿a estas alturas ya es posible evaluar todo este Gobierno? Evidentemente que no.

Compartir

 

 

Ciudad de México, 1 de septiembre de 2021

 

TRANSCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JORGE ROMERO HERRERA, COORDINADOR DEL GPPAN, PARA FIJAR EL POSICIONAMIENTO DE SU GRUPO PARLAMENTARIO CON MOTIVO DE LA APERTURA DEL PRIMER PERIODO ORDINARIO DE SESIONES DEL PRIMER AÑO DE EJERCICIO DE LA LXV LEGISLATURA.

 

DIPUTADO JORGE ROMERO HERRERA (JRH): Con su venia, diputado, Presidente.

 

El día de hoy se cumplen prácticamente 3 años, es decir, estamos llegando prácticamente a la mitad de este Gobierno y lo decimos de saque, ¿a estas alturas ya es posible evaluar todo este Gobierno? Evidentemente que no.

 

Para poder generar un saldo final de este Gobierno, tiene que acabar dentro de 3 años,  pero lo que a estas alturas sí podemos ya afirmar, es que ya nadie puede subirse a esta tribuna a  futurear.

 

Es decir, a venderse exclusivamente con una o como una opción solamente de futuro,  ¿por qué?,  porque prácticamente todas las fuerzas políticas aquí representadas, ya hemos gobernado este país, ya todas.

 

Y si pretendemos ser tantito objetivos, tantito, tenemos que reconocer que todas las fuerzas políticas, en la tarea de gobernar, hemos tenido aciertos y hemos tenido errores, todas las fuerzas políticas y de paso y, sobre todo, creo que todas las fuerzas políticas ya también nos dimos cuenta de la ligerita diferencia que existe entre simplemente criticarle todo a un Gobierno por un lado y gobernar por el otro. La ligerita diferencia que existe.

 

Entonces, ¿con qué intención llega Acción Nacional?

 

Miren, nosotros venimos primero a ofrecer, antes que a pedirles, venimos a ofrecer y creo que nos hace falta neutralizar el debate.

 

Neutralizar el enfoque, dejar un poquito a un lado los extremos, las posturas radicalistas.

 

Lo único que les pedimos que nos entiendan, es que así como es radical o es extremo, desde la visión de la oposición decir que en este Gobierno todo está mal, todo  es una desgracia, todo ha sido un cúmulo de errores, --hermanas, hermanos-- es igual de radical, de extremo, desde el punto de vista del oficialismo decir que en este Gobierno todo han sido aciertos, todo ha sido una maravilla y no ha habido ni un solo error.

 

Y el problema de que sostengamos estas posturas extremas, es que si lo hacemos, no nos vamos a poner de acuerdo nunca en nada.

 

Cuando se supone que nuestra principal obligación parlamentaria es ponernos de acuerdo por la gente. Por la gente que nos puso aquí y que, por cierto, nos da de comer.

 

Entonces, ¿qué es lo que propone Acción Nacional? Encontrarnos en un punto medio, creíble,  en un punto de equilibrio a partir del cual podamos construir un nuevo diálogo.

 

Si es que se tiene la intención de construir un nuevo diálogo. 

 

¿Y cómo lo empieza Acción Nacional? Miren, dejándoles de saque muy claras cuáles son nuestras coincidencias y cuáles son nuestras diferencias con este Gobierno.

 

Y empiezo con las primeras, porque aunque no lo crean, sí tenemos coincidencias con este Gobierno y las decimos cabalmente.

 

Primero, todos aquí  coincidimos en que los gobiernos de lujos, de excesos, de privilegios, son algo que se tienen que quedar atrás en la historia de este país, coincidimos todos.

 

Segunda,  mil veces más importante. Es responsabilidad no sólo del Gobierno, es responsabilidad de toda la sociedad extenderles la mano a las personas que auténticamente están más desprotegidas, esa responsabilidad antes que política, es humana y coincidimos con ustedes en que a esas personas de veras, esas, hay que darles una atención prioritaria y especial, coincidimos.

 

Pero, ¿en qué no podemos coincidir con este Gobierno? y aquí, permítanme abrir un paréntesis.

 

A la hora de hablar de nuestras diferencias --ustedes, hermanas y hermanos-- tienen dos opciones:

 

La primera, que se ofendan de saque, que crean que ya estamos empezando a provocar u ofender, para lo cual les digo que evidentemente esa no es la intención.

 

Y por cierto, le decimos con mucha claridad, nosotros podemos marcar nuestras diferencias, pero no nos hace falta subirnos a esta tribuna y aventar 30 ofensas a todos ustedes.

 

Cómo se puede hablar de querer construir la unidad si inmediatamente lo que se hace es ofender y si no vamos a ofender, es porque no lo ocupamos, no nos hace ninguna falta.

 

¿En qué no podemos coincidir?

 

Quizá otra opción de interpretarlo ustedes, sea en lugar de ofenderse o sentirse provocados, que nos escuchen compañeras y compañeros, que escuchan lo que tiene que decirles la oposición de este país, apelando a todos los años en los que ustedes fueron la oposición de este país y se querían hacer escuchar.

 

¿En qué no podemos coincidir?

 

Primero, nosotros no hay manera de que apoyemos toda acción o intención ejecutiva o legislativa que pretenda vulnerar nuestra división de Poderes, que pretende minar a los contrapesos constitucionales, porque la división de Poderes es lo que nos hace ser una República.

 

Y porque atentar contra la división de Poderes es el camino en línea recta para el autoritarismo de un país.

 

Y si algo nos ha demostrado la historia mundial es que lo peor que le puede pasar a un país, es que se instaure el autoritarismo.

 

Y hablando de nuestra división de Poderes, se los decimos, ponemos como ejemplo a este Congreso, --miren mis amigas y amigos-- por los últimos 3 años, ustedes cancelaron a la oposición, nos cancelaron, no hubo una sola idea, una sola propuesta en los temas de a de veras, en los de Estado, en los que ustedes nos hayan comprado una sola idea.

 

Pero dejen ustedes a nosotros como oposición, ustedes que también son Poder Legislativo distinto al Poder Ejecutivo, a ustedes les pregunto, ¿cuándo le han negado algo al Presidente?

 

Ya no digamos negado, ¿cuándo le han siquiera cuestionado algo al Presidente, siendo Poder Legislativo?

 

A ver, dejémoslo claro. Andrés Manuel López Obrador, aquí ya se dijo, es el Presidente de todas y todos los mexicanos, eso es obvio, algunos les podrá gustar y a otros no, pero es el Presidente, lo que es, es. 

 

En su caso, además de ser el Presidente, es un líder político al que ustedes le rinden lealtad política, pues está bien, nadie les critica eso, es más, me atrevo a decir que ese es su deber; el problema --mis amigas y amigos--, es cuando se confunde lealtad política con obediencia ciega, porque cumplirle todo al Presidente significa que ustedes reconocen que no ha cometido ni un solo error y ese ser humano no existe, ni habrá de existir jamás.

 

Y se los decimos, todavía peor, si ustedes en su fuero interno,-- yo no digo entrevistas, declaraciones--, en su fuero interno, si ustedes alguna vez han reconocido que el Presidente se ha equivocado y, aun así, han votado a favor, entonces ya no hay República, ya se acabó la división de Poderes y con eso Acción Nacional no podrá coincidir jamás. 

 

Y segunda diferencia, quizás más importante, quizá la diferencia que consideremos es el principal obstáculo para salir adelante en este país:

 

No podemos coincidir con la política oficial desde hace tres años de polarizarnos como sociedad.

 

No puede ser que se siga dividiendo a los mexicanos y que en cada discurso oficialista aquí se nos clasifique como mexicanos y que a todos a quien no piensa igual que tú. 

 

No puede ser que vivamos en un país en donde si tienes una idea distinta al Presidente ya eres enemigo del Presidente en automático.

 

No puede ser que por pensar distinto ya quieres el mal de tu país.

 

Se lo decimos con absoluta claridad: La política, tratándose de un jefe de partido, consistente en polarizar, en confrontar, en comparar, incluso en usar la diatriba es igual de lamentable, pero, por lo menos, es entendible en un jefe de partido, pero ese no puede ser el papel de un Jefe de Estado, porque un Jefe de Estado se supone que está por encima de nuestras diferencias, que trascienden nuestras diferencias partidistas.  

 

Y si me permiten esta analogía, toda proporción guardada, un Jefe de Estado es algo así como un padre o madre de familia que si detecta que hay conflicto entre hijos, entre hermanos, entre primos, pues lo que busca convocar es primero a la calma, no a la pugna, a la calma e intentar encontrar una solución para todos, no solamente para la mitad de los hijos, si es que te asumes como padre de familia. 

 

Nosotros lo dejamos con absoluta claridad: Acción Nacional viene a construir a esta nueva Legislatura, viene a construir con todas las fuerzas políticas y venimos a construir, para acaso, la más esencial, la más original de nuestras responsabilidades, que es construir por la gente, trabajar por la gente, ayudarle a la gente a la que nos puso aquí y nos dio la confianza y a la que todos queremos ayudar.

 

Nosotros lo dejamos con claridad, venimos a proteger la economía familiar de todas las personas que en estos dos años sufrieron un bombazo.

 

Venimos a construir un sistema de salud en donde la salud sea auténticamente un derecho en este país y que no perdamos a una sola persona más, porque no tuvo atención médica o porque no tuvo un medicamento. 

 

Venimos a construir un clima de auténtica seguridad para todos los mexicanos, pero principalmente para todas nuestras mujeres, niñas, jóvenes, adultas, abuelitas. Que se sientan libres de salir a donde quieran a la hora que quieran y sepan que pueden regresar con bien.

 

Acción Nacional viene a construir, pero con la misma claridad lo decimos, idéntica claridad, si lo que persiste es la política oficialista de hacer como que la otra mitad, ah, porque, por cierto, no somos un tercio, en efecto no, somos el 46%, prácticamente nos divide este pasillo, --digo para que sepamos contar--, si el oficialismo insiste en la actitud de hacer como que ya no existimos, como que los que pensamos diferente no existimos, entonces no va a haber manera, --mis amigas y amigos-- de quedarnos callados, pues acuérdense ustedes. 

 

Si esa va a ser la actitud, la de pretender plancharse a la oposición, entonces la oposición habrá de levantar la voz los martes y los jueves en esta tribuna y el resto de la semana en todos los rincones del país para que la gente sepa lo que estamos defendiendo.

 

Así es que, ¿cuál va a ser su decisión, mis amigas y amigos?, ¿cuál de los dos caminos va a ser?

 

Pase lo que pase, lo decimos, nada nos va a desenfoca de nuestra principalísima meta como servidores públicos, vamos a trabajar por la salud, por la paz, por la seguridad, por la felicidad y por el bienestar de las 130 millones de almas que le dan vida y espíritu a este gran país, va por todas ellas, va por todos ellos y  va por México.

 

 Es cuanto diputado Presidente. 

 

 

---oo00oo---

 

YMJ